Fotomaton o Photomatón

El primer fotomatón – Anatol Marco Josepho – 123 Flash Fotomatón Galicia

 

123 Flash te cuenta como fue el origen del primer fotomaton. No es necesario remontarse muchos años atrás. Tubo sus comienzo en Nueva York, en el 1924 cuando el estadounidense de origen Ruso Anatol Marco ideó la primera cabina de fotografía instantánea donde la gente entraba y se llevaba sus fotografías impresas (he aquí el primer fotomatón). Esta cabina fotográfica realizaba 8 fotos en el minuto 8 por 25 centavos ( No te preocupes nuestros fotomatones hacen las fotos en muchísimo menos tiempo 🙂

Anatol nació en una familia del pueblo de Omsk, un lugar aislado en la Siberia y netamente industrial. Su madre murió cuando él tenía 15 años, y soñando con el salvaje oeste norteamericano, le dijo a su padre que era su momento para explorar el mundo. Según una revista de 1925 (citada aquí), la respuesta de su padre fue: “La vida, hijo mío, es la suprema maestra. Ve. Viaja. Trabaja. Estudia. Escucha. Vuelve cuando quieras. Todavía te estaré esperando. Y quiero estar orgulloso de tí cuando vuelvas. Recuerda eso, hijo mío, ¿podrías?”. Según cuenta la historia, Josepho partió con esa enseñanza con rumbo a Berlín.

Su primer trabajo como fotógrafo

En 1900, Eastman Kodak presentó la revolucionara cámara Brownie (la cámara que popularizó la fotografía doméstica e introdujo el concepto de “instantáneas”), con una en su mano, Anatol consiguió trabajo en un estudio de fotografía en Berlín. Ahí fue donde comenzó a aprender el arte y la técnica de la fotografía de la época. Berlín era una ciudad con una vida cultural en gran movimiento, y el trabajo en el estudio no faltaba.

 

Ahí ideó un sistema que le permitiera tomar fotografías de manera rápida, eficiente y menos costosa.

Su objetivo, el de ponerlo a disposición del público en general y no de pocos afortunados que pudieran pagar los servicios de un fotógrafo.

La tierra soñada

En 1912, con 18 años, nuestro protagonista decidió sumarse a la ola de inmigrantes que buscaban la tierra soñada, y partió en barco rumbo a New York. Tras buscar trabajo sin suerte durante varios meses, decidió volverse con las manos vacías a Europa, recalando en Budapest. Allí, abrió su propio estudio de fotografía y comenzó a hacer los esquemas de una máquina automática que serviría para tomar fotos instantáneas y se activaría insertando una moneda.

Sin embargo, el origen del nombre del primer fotomatón, concretamente, viene dado por la empresa francesa Photomaton que compró (por nada menos que un millón de dolares) y explotó estas cabinas fotográficas tras ver el éxito inmediato de ellas. Con el paso del tiempo, el nombre photomatón se comió al producto dejando de lado la palabra cabinas de fotografía instantánea y reemplazandola por PHOTOMATÓN

El primer fotomatón se instalo en una estación de trene, autobuses, centros comerciales y edificios públicos le siguierón de inmediato.

Estaba equipado con flash de tuosgeno que se activaba en intervalos regulares al insertar las monedas (¿muy moderno verdad?). Las primeras fotos se realizaban en blanco y negro, y no fue hasta 1970 que llegaron las de color.

En conclución…

Por suerte los avances tecnológicos han hecho que este fenómeno se valla adaptando a los nuevos tiempos y necesidades. Ahora tenemos fotomatones abiertos, fáciles de transportar, personalizables, que permiten ver una secuencia de fotos, imprimen al momento.

Con la era digital se ha conseguido que la foto tomada en ese mismo instante pueda ser enviada a las redes sociales o por correo electrónico inmediatamente, algo totalmente impensable para Anatol Marco Josepho quien murió el 16 de diciembre de 1980 a la edad de 86 años en un hogar de descanso en La Jolla debido a una serie de derrames cerebrales.

2018-08-07T18:07:33+00:00

Leave A Comment